Estudio Gambotto Arquitectura

Hormigón: Obras que hablan

La capacidad expresiva de este material convirtió a Gabriel Gambotto en el sello icónico de sus obras.

En casa L, una de las obras más emblemáticas del Estudio Gambotto en el Golf de Nordelta, se puede visualizar una gran losa en doble altura sostenida es culturalmente por una sucesión de columnas dispuestas en función del sol. Juega con la inmaterialidad de la luz, parece hablar, invitar, sugerir… y se transforma en el símbolo de esta vivienda en la que queda en evidencia porqué el hormigón es el material insignia en el trabajo de Gabriel Gambotto. En sus más de 25 años de trayectoria exploró a fondo las infinitas posibilidades que ofrece el hormigón, comenzando a diseñar y ejecutar todas su obras inspirándose en él.

“Su maleabilidad se adapta a las formas de nuestra imaginación, las copia y las imprime con una fortaleza que hace que las obras pasen espléndidas de generación en generación”, introduce Gambotto, a la vez que cuenta que en su estudio fueron ganando mayor espacio los proyectos residenciales y que eso también lo acercó a las bondades de este material, siempre disponible a la hora de diseñar soluciones pensadas para cada necesidad: “El hormigón nos permite diseñar grandes luces sin la utilización de columnas, convertir vigas en barandas, hacer voladizos sostenidos por tensores de acero, proyectar techos apergolados, transformar columnas en pantallas o diseñar distintas texturas variando los encofrados, entre muchísimas otras posibilidades”.

Todos estos recursos proyectuales que diferencian las obras del Estudio Gambotto apuntan a una arquitectura de autor, moderna y sencilla a la vez, totalmente opuesta a la grandilocuencia. “Las Obras ostentan por lo simple” dice el arquitecto.

La casa perpetua En la actualidad, una de las principales preocupaciones de quienes encargan viviendas unifamiliares es su mantenimiento; quieren saber qué tanto cuidado requerirá su propiedad y qué tan durables serán sus materiales. En ese sentido, el hormigón tiene cualidades que lotransforman en una muy buena alternativa. “Es un material muy noble, de excelente envejecimiento. Las obras lucen mejor o igual con el paso del tiempo, ya que la estructura trabaja de forma monolítica”, explica Gambotto.